Elementos para construir nuestro propio modelo de discipulado

Ponencia dada por el Pr. Eliseo Casal

Reunión de influenciadores noviembre 2020

Punto de partida

  1. UNA SITUACIÓN QUE REQUIERE UN CAMBIO
    1. De oyentes pasivos a miembros activos del cuerpo de Cristo
    1. De consumidores a discípulos
  2. UNA NOTA SOBRE LA SESIÓN ANTERIOR
    1. La exposición y las participaciones posteriores vincularon:
      1. El discipulado – Él mandamiento del Señor G C
      1. La eclesiología – Él modelo de iglesia, si mira hacía sí o hacia la misión
      1. La labor pastoral/liderazgo – qué hacemos, no tanto cambiar lo externo, las estructuras, como lo interno. Parto de este punto para afirmar que una parte clave del cambio está en el liderazgo de la iglesia.
  3. VISIÓN CLARA
    1. Si el mandato principal fue hacer discípulos ¿Por qué no nos dedicamos a esto?
  1. Entendiendo la Gran Comisión
    1. Hacer discípulos
    1. Guardar. El discipulado no se limita a transmitir información, es una relación que invita a seguir a Jesús, a modelar la vida de acuerdo con sus enseñanza y ejemplo.
  2. Sentido de urgencia
    1. Dar prioridad en la misión
    1. Esto es lo que hemos sido llamados a hacer
  3. Centralidad del discipulado: cristología – seguimiento de Jesús, dinámico
  4. No centralidad de la iglesia: eclesiología
  5. La iglesia es el resultado de la misión y a la vez, instrumento para la misión.
  6. Dar prioridad en la agenda ¿En qué ocupamos el tiempo? ¿Cuál es el resultado? ¿Qué hizo Jesús?
  7. Si no hacemos esto todo queda en buenas intenciones
  8.  Un proceso de transformación para ser como Cristo
    1. R95 Efesios 4:13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.
  9. Relaciones intencionales

Para leer todo el documento se puede descargar usando el siguiente link.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¿Qué es discipulado? ¿Qué no está funcionando y por qué?

La primera entrega de los materiales tratados en la reunión anual del Movimiento de Lausana en España, noviembre del 2019. Se trata de una charla de Jaume Llenas.

“El discipulado sería el proceso, conducido por el Espíritu Santo, en el que éste,
usando de relaciones con otros cristianos y el poder de las Escrituras, va edificando en
nosotros la persona de Cristo.”

¿Qué es discipulado? ¿Qué no está funcionando y por qué?


1- ¿Qué es discipulado?
Jesús nos dejó un esquema claro, sencillo y reproducible de lo que es la vida cristiana. Nosotros le hemos puesto nombre a dos grandes declaraciones que hizo Jesús: El gran mandamiento y la gran comisión. Es nuestra obligación mantenerlo simple para que sea fácilmente comunicable. Hemos complicado tanto el evangelio que mucha gente no es capaz de comunicarlo.
Mat. 22: 36 – 40: Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley? Y Él le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el grande y el primer mandamiento. Y el segundo es semejante a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.
Mat. 28: 18 – 20: Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, 20 enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.
La vida que Dios espera de nosotros es que le amemos a Él habiendo expulsado todo otro ídolo de la clase que fuera de nuestras vidas. Hay muchos ídolos que compiten por nuestra lealtad. Un ídolo es algo bueno que nosotros hemos convertido en un absoluto y que pretende dar sentido a nuestra vida. La clave es aquello que nosotros amamos, aquello a lo que apegamos nuestros sentimientos, nuestra mente, nuestras acciones. El ídolo debe ser expulsado para que solo Dios sea nuestro amado. En cierto sentido, pecar es no amar lo suficiente, pensar que hay algo mejor que Dios y por ello amarlo.
Solo las personas que han quitado su ego del centro de sus vidas y han permitido que sea Dios quien ocupe el lugar central de su amor, son los que pueden amar a los demás como a sí mismos. Un cristiano solo puede ser el tercero. O bien aún no amas a Dios y como consecuencia eres el primero. O bien amas a Dios y como consecuencia eres el tercero. Este amor es un enfoque de vida en los demás en lugar de en ti. Se trata de vivir para la Misión de Dios. Él está en misión rescatando a los seres humanos y destruyendo el poder del mal y nosotros nos añadimos a esa misión.
En tercer lugar, aquellos que aman a los demás como a sí mismos son los que pueden ir y hacer discípulos de Jesús. Si te amas a ti mismo haces discípulos de ti, pero cuando amas a Dios y a los demás haces discípulos de Él. Gastas la vida en acompañar a personas que le siguen, que le aman más que a sí mismos, que aman a los demás. Colaboras con Dios en hacer personas que se parecen cada día más a Jesús.
Cuando esta triple dinámica se da (amar a Dios, amar a los demás y hacer discípulos), Jesús se hace visible en nuestra vida y en la de otros. Nos convertimos en pequeños cristos en
expresión de C.S. Lewis: “La iglesia existe con el único propósito de llevar hombres a Cristo, de hacerlos pequeños cristos”. Así describía el autor lo que es el discipulado. La Iglesia existe para hacer visible a Jesús y eso se consigue cuando los que la forman son pequeños cristos. En algunas ocasiones en la historia la Iglesia se ha convertido en un movimiento de Jesús. Se ha simplificado tanto que la experiencia de Jesús era mucho más visible. Por ejemplo, lo que Alan Hirsch cuenta cuando el comunismo entró en China e hizo desaparecer las estructuras eclesiales. Esa simplificación forzada dio origen a un cristianismo viral y poderoso. En lugar de grandes estructuras necesitamos adelgazar las que existen para permitir que lo básico se haga visible.
Resumiendo: el discipulado sería el proceso, conducido por el Espíritu Santo, en el que éste, usando de relaciones con otros cristianos y el poder de las Escrituras, va edificando en nosotros la persona de Cristo. En expresión de Pablo en Gál. 4: 19: Hijos míos, por quienes de nuevo sufro dolores de parto hasta que Cristo sea formado en vosotros. Ef. 4: 13: …a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. En el primer versículo era Pablo quien proveía de relaciones y la verdad de las Escrituras, en el segundo de ellos son los pastores y maestros (v. 11) los instrumentos usados.
2– ¿Qué no está funcionando y por qué?
Si analizamos nuestras iglesias se hacen visibles dos problemas:
1- Problema cualitativo. Los cristianos crecen poco a lo largo de su vida. Hay poca transformación de un año a otro. De alguna manera el cristianismo es solo una fina capa superficial. Incluso en aquellos países donde las Iglesias evangélicas crecen numéricamente el problema de la superficialidad es escandalosamente evidente. Cualquier situación de stress lo pone en evidencia. La crisis territorial que vivimos en España ha puesto de manifiesto que los cristianos no pensamos diferente que la sociedad a nuestro alrededor. No tenemos claro para qué estamos aquí en este momento de la historia. Leer a los evangélicos en las redes sociales es profundamente descorazonador. Unos como otros justifican la violencia cuando es de los suyos y la condenan solo en los contrarios. Este motivo de stress es solo un ejemplo, pero las situaciones de prueba que surgen en la vida nos muestran que actuamos con los mismos patrones de conducta que los no cristianos: consumismo, individualismo radical, etc. definen nuestra forma de relacionarnos con el mundo.
2– Problema cuantitativo. En Occidente la Iglesia decrece numéricamente (en España hoy hay menos cristianos evangélicos autóctonos que hace 30 años) y su grado de influencia para bien en la sociedad es mucho menor que el número de sus miembros. Una iglesia siempre debiera tener un radio de impacto proporcionalmente mayor que el número de sus miembros. Cuando hablo de influencia pienso en la proclamación del evangelio, pero pienso también en otras formas de bendecir a las personas en sus necesidades. Y eso afecta a todos en la sociedad y no solo a los pobres. Los ricos también son necesitados de la sociedad. ¿A cuánta gente no cristiana estáis bendiciendo en el territorio en el que estáis ubicados? Mientras, nosotros pensamos más en influencia social para hacer prevalecer la “agenda evangélica”. Pensamos más en influencia política que en hacer el bien a los que el Señor nos ha puesto cerca. Esa es la manera de tener influencia social, hacer el bien. Éxito no es contar cuántos
somos, sino contar a cuántos estamos alcanzando con el poder del evangelio, contar cuántos discípulos estamos haciendo ahora.
¿Cuál es la razón de fondo detrás de ambos problemas?
Quiero sugerir que, en muchos casos, se debe a que en el modelo de iglesia recibido no estaba situado en el centro el discipulado a la manera de Jesús: intencional y relacional. Básicamente la Iglesia se ha dedicado a cosas que no eran centrales y ha dejado aquellas a las que nos envió Jesús.
1- Hemos puesto a la Iglesia en el centro en lugar de poner en el centro a la Misión de Dios. En palabras de Chris Wright, que ha sido director teológico del Movimiento de Lausana: “No es que Dios tenga una misión para su iglesia, sino que tiene una iglesia para su misión”. La Iglesia ha pasado de ser el instrumento de la Misión de Dios a ser un fin en sí misma y la Misión se ha convertido en las misiones, algo que un pequeño grupo de especialistas hacen en nombre de todos nosotros. Como la Misión ha dejado de ser central, la Iglesia ha enfatizado la evangelización como el medio de hacer crecer la Iglesia. La consecuencia es que la Iglesia se ha ensimismado, existe para sí misma. Esto ha producido también una mentalidad institucional en lugar de orgánica. La Iglesia ha perdido el entorno de familia y se comporta como una institución regida por estatutos legales en lugar de por relaciones.
2- Hemos centrado la Iglesia sobre el evento del culto en lugar de sobre la misión de Dios y la misión del Pueblo de Dios como comunidad. Hemos llenado nuestras vidas de comités, reuniones administrativas, atención personalizada a los ya cristianos en los momentos de crisis de la vida, etc. Cuando el número de reuniones cristianas a las que vamos se convierte en el criterio de fidelidad de un cristiano, en lugar de serlo si su vida está conectada con la Misión de Dios en la tierra, es difícil hacer discípulos porque basta con que sean buenos oyentes de mensajes. Hemos sustituido a los discípulos por creyentes.
3- Hemos medido el éxito de nuestra iglesia o ministerio por el número de personas que teníamos sentadas en las sillas o bancos en los cultos en lugar de si estas personas se parecían más a Jesús que un año atrás. El criterio del éxito es fundamental para saber a dónde nos dirigimos. Todos queremos tener éxito, pero si lo que es éxito está equivocado, entonces estamos avanzando hacia el sitio incorrecto. Vamos a hacer cualquier cosa necesaria para llenar los asientos de gente, en lugar de centrarnos en si se parecen más a Jesús. Deberíamos dejar de preguntarnos los unos a los otros a cuánta gente tenemos sentada los domingos.
4- Hemos pensado que hacer discípulos es enseñarles más cosas. Creíamos que si sabían muchas cosas sobre Dios ellos cambiarían. Por ello hemos llamado discipulado a unas clases de doctrina fundamental impartida generalmente a nuevos creyentes. Nos hemos dejado engañar por una mentalidad modernista, industrial, que hace discípulos como las cadenas de producción elaboran productos. Hemos creado un modelo de discipulado asimétrico, en el que los unos, los discipuladores, enseñan a los otros, los discípulos. En la Biblia nos habla de un modelo simétrico de discipulado que dura la
vida entera y por ello todos los cristianos somos discípulos que estamos siendo discipulados durante toda la vida. Como nuestras iglesias han ido siendo cada vez más lugares a los que se asiste a un espectáculo desde el estrado, los cristianos se han ido convirtiendo en espectadores. La iglesia son los que coinciden en el espectáculo semanal, más que aquella comunidad de vida 24/7 que realizan el ministerio que se describe en la Biblia como “los unos a los otros”. Es en este contexto de relaciones familiares que se debe producir el discipulado. Relaciones bajo la verdad de Dios que van produciendo el carácter de Cristo en nosotros.
5- Hemos atraído a los cristianos para convertirse en auxiliares de nuestro ministerio en lugar de ser nosotros los auxiliares del ministerio de ellos. Hemos considerado aquello que nosotros hacemos como ministerio y lo que ellos hacen como una simple forma de ganarse la vida. Somos como una empresa en la que trabaja el 1% y el 99% restante sirve al ministerio de este uno. En lugar de eso las Escrituras dicen que la función de los líderes es equipar a los santos para que ellos hagan la obra del ministerio. Ef. 4: 12. Ellos, el 99%, hacen ministerio y nosotros, el 1%, existimos para capacitarles para que lo hagan


¿Cómo se arregla este desenfoque tan evidente? Quiero proponeros que volvamos a poner la Misión de Dios en el centro y que volvamos a hacer aquello que Dios nos envió a hacer. Hacer discípulos que reflejan a Jesús en cada área de su vida.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

El IX encuentro del Movimiento Lausana en España tuvo como tema central al discipulado

Durante los días 22 y 23 de noviembre, el Movimiento Lausana en España ha llevado a cabo su IX Encuentro Anual en la localidad de Guadarrama, en el que han participado cerca de 70 personas.

FUENTES Movimiento Lausana, Jacqueline Alencar AUTOR Redacción P+D GUADARRAMA 25 DE NOVIEMBRE DE 2019 16:30 h Protestante Digital.

El IX encuentro anual del Movimiento Lausana en España ha reunido a unas 70 personas. / Jacqueline Alencar Guadarrama ha acogido estos 22 y 23 de noviembre el IX encuentro anual del Movimiento Lausana España en el que han participado cerca de 70 personas llegadas de diversos lugares del Estado. El tema central en esta ocasión ha sido el del discipulado, tratado en dos plenarias durante las que se han impartido retadoras exposiciones, una a cargo de Jaume Llenas, coordinador del Movimiento Lausana, con el título ¿Qué es el discipulado? ¿Qué no está funcionando y por qué?, y la otra, de Eliseo Casal, pastor y director de Escrituras Online, Elementos para construir nuestro propio modelo de discipulado. Como preámbulo a estas plenarias, Francisco Mira, pastor y miembro del Comité Lausana en España, se ha encargado de la bienvenida a los participantes y de la justificación del nuevo enfoque del encuentro para los próximos años, y por qué se debe hacer en el foro de Lausana. Además, ha realizado un resumen de lo que ha sido el Movimiento Lausana desde sus inicios en 1974 en la ciudad suiza que lleva este nombre, así como de los otros dos eventos celebrados tanto en Manila como en Ciudad del Cabo, de los cuales resultaron documentos importantes como el Pacto de Lausana, el Manifiesto de Manila y el Compromiso de Ciudad del Cabo.

[El encuentro se ha estructurado en diferentes espacios, entre plenarias, devociones y grupos de trabajo. / J- Alencar]

“HEMOS ALIMENTADO UNA MENTALIDAD DE CONSUMIDORES DE EXPERIENCIAS RELIGIOSAS” Ante la pregunta de cuál es la gran necesidad de la Iglesia y del pueblo evangélico hoy, la respuesta planteada ha sido trabajar en el discipulado. “La primera responsabilidad de un líder es definir la realidad. Aunque Jesús fue claro en su encargo de ir y hacer discípulos, la realidad es que en pocas iglesias locales de Occidente el discipulado intencional y sistemático forma parte del ADN de la congregación. Hay una diferencia grande entre el número de personas que dicen seguir a Jesús y el impacto que el evangelio causa en la sociedad. Ha crecido entre nosotros el número de creyentes nominales. Entre las causas que nos han llevado donde estamos podemos incluir: la desconexión de la experiencia dominical de iglesia y la realidad de los otros seis días; hemos alimentado una mentalidad de consumidores de experiencias religiosas, en lugar de ministros activos; hemos cultivado receptores pasivos que privatizan la fe; hemos sido moldeados por la sociedad en lugar de ser modelados conforme a Jesús; hemos pedido al liderazgo que se encargue de cualquier cosa en lugar de que su tarea principal sea hacer discípulos, etc.”, ha explicado Llenas. Según los organizadores del encuentro, “hay que tomar conciencia de esta necesidad, evaluar dónde estamos y concentrarse en desarrollar un modelo de discipulado desde esta plataforma, a lo largo del período 2019-2023”. En este sentido, el Movimiento Lausana en España pretende realizar un encuentro cada dos años, dentro del marco de sus reuniones anuales, en el que se siga un orden que comienza por concienciar, después se preocupa por desarrollar un modelo y finalmente comparte las experiencias. Y en esta primera etapa de concienciación se ha redescubierto que el fin principal de la iglesia es la misión de Dios, y que esta existe para hacer visible a Jesús, y por lo tanto, el objetivo del discipulado es lograr que las personas sean parecidas a Él; no obstante, lo que se percibe es que los cristianos crecen poco, no se diferencian del resto de la sociedad, y no están cumpliendo razonablemente con su misión de ser de bendición en su entorno, de ser el depósito de esperanza para la sociedad. La iglesia se ha institucionalizado en lugar de estar regida por relaciones y se ha centrado en el gran evento del domingo por la mañana, en comités, reuniones administrativas, atención a cristianos ya maduros… El criterio de éxito de la iglesia está desenfocado, pues se mide en función de las personas que están sentadas, las cuales no saben que el lugar de trabajo es un campo de misión y que los líderes de las iglesias deben enseñar a administrar esa bendición para que cumplan con sus tareas de hacer discípulos.

Toda la palabra impartida ha permitido a los participantes percibir que existe un problema y que hay que volver a poner el discipulado y la misión en el centro. Y los líderes son cruciales, pues son los encargados de dar la visión y de preguntarse constantemente: si se están haciendo discípulos que a su vez discipulen a otros y sea una realidad el movimiento de Jesús. Por su parte, el presidente de los Grupos Bíblicos Universitarios (GBU) y director de la Editorial Andamio, Joaquín Hernández, ha abierto la segunda jornada con un devocional acerca del modelo de discipulado de Jesús, que ha venido a reforzar e insistir en que para Jesús hacer discípulos es caminar con las personas”, donde se da una relación entre el maestro y el alumno. Se trata de un modelo de discipulado pequeño, que desarrolla un programa y establece relaciones de confianza; y donde salen temas trascendentes que permiten sentirse vulnerable. Para Jesús las multitudes debían ser enseñadas, pero si solo se dedicaba a ellas todo quedaría en algo superficial. Había que dejar preparado un grupo de personas que continuaran cuidando esas multitudes. En ese modelo nadie debía ser desdeñado. No eran perfectos. EL DISCIPULADO COMO TRANSMISIÓN DE VIDA En la segunda plenaria, Elementos para construir nuestro propio modelo de discipulado, Eliseo Casal ha destacado que se debe partir de la visión de liderazgo de una iglesia que orienta, dirige. Debe tener una visión clara que implica tener sentido de urgencia. El trabajo en la iglesia se basa en relaciones intencionales, no solo se capacita para enseñar a otros. Debe haber un cambio de mentalidad, produciendo frutos verdaderos a unos pocos que a su vez enseñarán a otros. Y pasar de los programas a los propósitos. Casal ha incidido, como los otros conferenciantes, en que el discipulado es transmisión de vida, caminar al lado de las personas, no solo desde el púlpito, conocer sus problemáticas. Y es necesario crear confianza, lo cual requiere coherencia, credibilidad. A su vez es necesario adquirir el compromiso de estar a disposición de las personas y darles prioridad en nuestras agendas.

[Foto de grupo con todos los asistentes al encuentro. / J. Alencar]

[José Pablo Sánchez dirigiendo uno de los tiempos de reflexión. / J. Alencar]

José Pablo Sánchez, director del programa Buenas Noticias TV, ha sido el encargado de dirigir los tiempos dedicados a conocerse y comentar acerca de situaciones diversas entre los participantes, así como de logros y retos para el futuro, animándose los unos a los otros, además de poder orar juntos en pequeños grupos o realizar preguntas a los ponentes sobre el tema tratado. Otros miembros del Comité del Movimiento Lausana han informado acerca de la actualidad de Lausana, comentando sobre el encuentro de Lausana Europa 2020, el Foro Global del Trabajo del Movimiento Lausana (GWF) y la COP25 (cumbres mundiales de la ONU sobre cambio climático). O sobre los resultados de la encuesta destinada a medir, de alguna forma, la misionalidad de España, realizada por Jaime Memory. Ron Anderson, del Comité de Lausana España, ha informado sobre el ministerio La Plaza, una iniciativa que nace en Lausana, y que intenta “conectar el Cuerpo de Cristo en España’. Un lugar de encuentro entre plantadores que buscan formas para impulsar la Misión hasta el año 2030. Finalmente, después de empaparse y tener momentos para reflexionar sobre el discipulado, su situación actual y tomar conciencia acerca de que la mayor necesidad de la Iglesia es la de hacer discípulos, se han creado grupos homogéneos (de 5 o 6 personas) entre los asistentes que tenían algo en común: pastores (por tamaño de iglesias), líderes de organizaciones cristianas, comunicadores, etc., y a través de dos sesiones de trabajo han podido contestar a preguntas para después continuar llevando a cabo un diagnóstico acerca de la problemática existente en lo referente al discipulado. Las conclusiones que se han obtenido en estos grupos de trabajo se darán a conocer más adelante en el blog del grupo en Protestante Digital, así como en la web y en la página de facebook del Movimiento Lausana en España .
Leer más: http://protestantedigital.com/espana/48166/El_discipulado_en_la_Iglesia_tema_central_del_IX_Encuentro_del_Movimiento_Lausana_en_Espana

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Lausana Europa 2020: Evangelio dinámico – Nueva Europa

21 Oct 2020 · 25 Oct 2020

Wisla, Polonia

Cuarenta y cinco años después del histórico Primer Congreso de Lausana, volverá a realizarse otro encuentro clave de Lausana en Europa.

Del 21 al 25 de octubre de 2020, en Wisla, Polonia, Lausana Europa 2020: Evangelio dinámico – Nueva Europa reunirá a líderes evangélicos, incluidos líderes en iglesias, ministerios, agencias misioneras y en el ambiente laboral y académico, para reflexionar, orar y considerar cómo podemos trabajar juntos para dar testimonio de Jesucristo en Europa hoy.

Lausana Europa 2020 es el evento central en una conversación más amplia, que incluirá grupos de trabajo previos al encuentro, investigación, publicaciones, recursos en línea y redes posteriores al encuentro. Nos asociaremos con la Conferencia Revive
Europe de IFES e incluiremos a muchos otros socios evangélicos. Anticipamos que la mitad de los asistentes serán líderes jóvenes. La reunión buscará honrar «el espíritu de Lausana» con un foco en la oración, el estudio, la colaboración, la esperanza y la humildad, con un compromiso inquebrantable con la evangelización de Europa.

La participación en este encuentro es solo por invitación. Para más información, visite https://www.lausanneeurope.org o comuníquese con info@lausanneeurope.org.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Qué me llevo del GWF #GWF2019

Goyi Mexino comparta algunas reflexiones después de haber asistido al Global Workplace Forum en Manila.

Suele ocurrir que al regresar de un viaje traemos con nosotros más equipaje con el que partimos. A veces son regalos, encargos, caprichos o simplemente imprevistos. A veces ese equipaje extra no lo guardamos en la maleta sino en nuestra mente, en ocasiones también en nuestro corazón.

Personalmente acudí al Global World Forum (GWF) saturada. A veces el trabajo nos impide hacer el trabajo…

Después de las primeras horas de confusión, producto del estrés del viaje, cambio horario y desubicación general, fui empezando a estar en disposición de ir llenando mi maleta con equipaje extra.

Necesariamente una de las primeras cosas que me traje conmigo fue la experiencia de conocer a hermanos y hermanas en la fe de más de cien países. No sólo personas con un nombre y un apellido, también algo de lo que esas personas son y lo que representan como miembros de diferentes países, culturas, experiencias y realidades. Ninguno de nosotros podemos evitar ser lo que somos en cuanto a nuestro bagaje, recursos y vivencias. Todo eso sale a relucir cuando interactuamos y pasamos un poco más de tiempo juntos, en un contexto como el que este Forum ha permitido. No en vano, una de las sugerencias con las que nos recibieron el primer día fue esta: establece al menos tres nuevos contactos durante la Conferencia.

También se vino conmigo la realidad de la gran cantidad de recursos que se pusieron a mi alcance, así como la gran cantidad de desafíos que tenemos por delante. Todo ello quedó de manifiesto para mí en un Encuentro como este, en esta ocasión en el marco de la Misión en nuestros lugares de trabajo, pero sin duda aplicable a otros ámbitos de influencia. Hay mucho hecho ya, muchos logros, muchas alegrías; pero también la tristeza, o el desafío, depende de nuestra interpretación de los hechos, de reconocer lo que queda aún por hacer. Las injusticias, los perdidos, los desamparados, los peligros y la desesperanza que nos rodea, nos debería llevar a tomar una decisión al respecto. No se trata de lo que tenemos, se trata de qué hacemos con lo que tenemos. En estos momentos siempre recuerdo uno de mis pasajes favoritos, la alimentación de los cinco mil. Si el muchacho hubiera considerado si su merienda podría alimentar a tantos, se la hubiera comido él, convencido de la inutilidad de su esfuerzo. Curiosamente, también recibimos la sugerencia de no marcharnos de la GWF sin llevarnos al menos dos nuevas ideas producto de lo allí escuchado y vivido. Al menos dos ideas que nos movilicen, nos inspiren, y hagan resonar en nuestro interior la voz de Dios para nosotros en este tiempo y en este ámbito de influencia en nuestra vida diaria, como es el trabajo nuestro de cada día.

En tercer lugar, identifico en mi equipaje de vuelta un elemento que no me acompañaba a mi llegada a Manila. Es obviamente el más frágil de todos. Se trata de la convicción de que Dios me llevó hasta allí, habló a mi vida, me desafió y me mostró el camino. Esto, como bien sabéis, no sólo puede ocurrir en un evento como el de la GWF, también puede ocurrir en la soledad de nuestra casa, o en la compañía de nuestro amigo o hermano. En cualquier caso, son sucesos que vienen a nuestra vida y que dejan en nuestras manos un puñado de semillas. La semilla tiene la capacidad de conservarse por si sola mucho tiempo, sin embargo, si nos decidimos a plantarla el suceso se transforma en proceso, y todo proceso conlleva esfuerzo, trabajo, constancia y fe en lo sembrado, incluso aunque no lo veamos nosotros. Y sí, curiosamente, también recibimos la sugerencia de no marcharnos de ese Encuentro sin llevarnos al menos el desafío de una nueva colaboración o un nuevo proyecto.

Este es el resumen muy personal de lo que me acompañó a la vuelta de mi participación en el GWF 2019. Lo mejor de todo fue que las líneas aéreas no perdieron mi maleta y regresé con todo mi equipaje intacto. El otro, el que no pude meter en la maleta y viajó en mi mente y mi corazón, ese no me lo quitará nadie.

Doy gracias a Dios porque siempre nos da lo que necesitamos, a veces de las maneras menos esperadas o imaginadas.

*Goyi Mexino es ingeniera y trabaja en una empresa multinacional. Es esposa, madre de dos hijos y es activa en la Comunidad Cristiana de Camarma, Madrid.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El Foro Mundial del Trabajo (GWF) llamó a dejar que el evangelio impacte el mundo laboral. #GWF2019

Casi 900 participantes de 110 países soñaron en Manila (Filipinas) con un “gran movimiento de Dios a través de creyentes en su lugar de trabajo”.

“Creo que uno de los próximos grandes movimientos de Dios será a través de los creyentes en su lugar de trabajo”. Esta frase, de alguna manera profética, fue lanzada años atrás por Billy Graham, uno de los fundadores del Movimiento de Lausana. Ahora, a través del Foro Mundial del Trabajo que se ha celebrado en Manila del 24 al 29 de junio de 2019, se está prestando atención a un tema que queda oculto detrás de ese gran problema de la Iglesia de nuestro tiempo que es la división entre lo sagrado y lo secular.


Leer más: http://protestantedigital.com/sociedad/47329/Foro_Mundial_del_Trabajo_llamo_a_dejar_que_el_evangelio_impacte_el_mundo_laboral

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Evangelización y diásporas (refugiados, inmigrantes, etc.) Una reflexión desde España

El Pasado noviembre un grupo de influenciadores del mundo evangélico en España se reunieron para reflexionar sobre varios temas que vienen en el documento hecho en Ciudad de Cabo en 2010 llamado el Compromiso de Ciudad del Cabo. En este blog viene el resultado de ese tiempo de reflexión sobre la tercera parte del Compromiso. Vivir el amor de Cristo entre la gente de otras religiones

Evangelización y diásporas (refugiados, inmigrantes, etc.) Una reflexión desde España

¿Cuál es la situación en España de este tema? Listar la problemática y escoger aquellos puntos que valoremos como más necesitados de intervención.

  • En el ámbito jurídico/administrativo no existe la capacidad del Estado para registrar todas las solicitudes de asilo que se presentan. Se está dando hora para dentro de dos años. El estatus de refugiado es algo a lo que no se está dedicando las energías necesarias. 
  • España es uno de los países con más apertura a la situación de refugiados. Es casi la única puerta que ahora queda abierta a los refugiados e inmigrantes. 
  • España es un país de paso, de entrada a la unión europea. La mayoría de los que entran quieren ir a los países del Norte. En el centro de Aluche se han recibido 60.000 peticiones y ahora, en lugar de aumentar, se está pensando en reducir el número de personas que atienden las solicitudes. 
  • La historia de las migraciones españoles ha hecho que la población sea más sensible, pero da la sensación de que se está perdiendo esa sensibilidad. Cala más el mensaje del miedo, de que los musulmanes nos van a quitar nuestros principios, nuestros valores, los beneficios del Estado del bienestar, etc. 
  • Los medios de comunicación influyen en la percepción de la población sobre que los inmigrantes son un riesgo para la población.

¿Cuál es la situación en la Iglesia y cómo ésta podría contribuir para revertir las consecuencias del mal en esta área concreta?

Fortalezas Debilidades
La capacidad de recepción de las Iglesias evangélicas: muchas iglesias tienen obras sociales, servicios legales, clases de castellano, bolsas de trabajo, etc. La iglesia es un punto de encuentro, es una puerta. Eso ha hecho doblar la membresía de las mismas iglesias.  Las mismas iglesias han sido bendecidas. Se ha generado una mayor conciencia misionera de la Iglesia. Se han creado vínculos que traspasan fronteras con los que vuelven o se mueven a otro sitio. Se ha mejorado el funcionamiento de las propias iglesias, la teoría se ha aplicado a la realidad. Algunas podrían estar cerradas por envejecimiento de la membresía y han rejuvenecido por la inmigración.    Falta una mayor capacidad de diálogo entre las diferentes iglesias locales y las de la diáspora. A veces es preciso el paso de otras generaciones, en la tercera generación es más fácil la mezcla.  Hay experiencias distintas, algunos ven disposición a la integración, otros ven casos de mayor resistencia. Hay variedad de expresiones.  Aún es un desafío la recepción de los inmigrantes. Los propios pastores tienen ese desafío y falta de conocimiento sobre cómo manejar algunas situaciones. Falta la inclusión en el propio liderazgo de la Iglesia. Nos está costando aplicar el evangelio a nuestra realidad. ¿Qué competencias tenemos que generar como líderes para recibir la multiculturalidad?  

¿Qué tres medidas concretas habría que empujar en los próximos tres años para ver resultados reales en la sociedad?

  • Necesitamos capacitación sobre cómo manejar la situación. Competencias interculturales, multiculturales, etc. en los propios pastores. Es importante la práctica pastoral y otros ministerios para capacitar a la congregación.
  • Que la vida de la comunidad sea un ejemplo del funcionamiento de la multiculturalidad. Que los equipos de liderazgo representen la realidad de la Iglesia. 
  • Estrategias para cambiar la percepción de los autóctonos sobre los inmigrantes. Hay un momento en la vida de la persona que a una edad entre la adolescencia y la primera juventud surgen los prejuicios. 
  • Promover el diálogo de comunidades étnicamente diversas. 
  • Como agentes sociales podemos tratar de influir para mostrar el aspecto positivo de la diversidad cultural. Mostrando a la Iglesia como modelo de mutua adaptación.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario